Samuel, el héroe sin capa

Categoría: Zona Conurbada Publicado el 17 Julio 2019
Escrito por ecos

Patricia Morales/ Ecos de Veracruz

Un verdadero acto heroico fue protagonizado por el joven Samuel Jiménez García, quien el pasado lunes rescato a una familia procedente de la Ciudad de México, de morir ahogada en la playa la Bamba de Boca del Río.

Samuel es originario del estado de Chiapas, pero lleva radicando en Veracruz desde hace ya casi 20 años, dedicándose a muchas actividades, pero desde hace 4 años refrescando a turistas y locales con sus tradicionales glorias y raspados en la zona de playas.

 

Y fue el pasado lunes cerca de las 8 y media de la noche,  cuando ya casi a punto de partir a descansar a casa, uno de sus compañeros le dice que se estaban ahogando, señalando la zona de escolleras; Samuel sin dudarlo corrió al punto resbalando y cayendo en tres ocasiones en las piedras por el limo que en ellas se forma, y llegando ahí se pudo percatar que era una niña, un niño y un adulto quienes a gritos desesperados clamaban ayuda ante la fuerza del oleaje.

Al principio, Samuel se quitó la camisa y el cinturón para enlazarlos y tratar de alcanzarlos sin éxito, luego corrió y colecto fundas de sombrillas para unirlas y tratar de alcanzarlos.

“Me da mucho sentimiento, es una imagen que se me quedo grabada, la muchacha con los brazos estirados, yo estirando mis brazos y sin poder alcanzarnos, esa desesperación… la adrenalina, sentí que mi corazón se iba a parar, que me iba a desmayar y la niña gritando no me dejes morir, no me dejes morir, ayúdenme”.

Luego de varios intentos Samuel por fin pudo sacar a la niña, al ver el cuadro, unos jóvenes que estaban cerca de las escolleras, se acercaron a ayudarlo y poder rescatar al otro niño y al papá de ambos.

Ya estando todos a salvo en la playa, pasados 15 minutos llegaron los cuerpos de rescate, a quienes Samuel solicito sí podrían revisarlo, debido a las tres caídas que sufrió durante su acto heroico donde también desgarro sus zapatos, pero los elementos de auxilio, se limitaron a medirle la presión y mandarlo a casa.

Desde hace 4 años que Samuel vende sus raspados en la Playa, ha sido testigo de rescates por parte de salvavidas, pero jamás había sido participe en ninguno, aunque continuamente les da recomendaciones a los visitantes de respetar las áreas acordonadas y no entrar fuera de los horarios establecidos a medida de tener un feliz retorno a sus lugares de origen. 

Las playas tienen un horario para bañistas mismo que concluye a las 6 de la tarde, pero al que muchas veces la gente hace caso omiso, al igual que a los señalamientos y banderas rojas que se encuentran en Playa la bamba indicando que es zona de pozas y que no debe ingresar.

En algunas ocasiones ha externado que le gustaría ser parte del grupo de salvavidas, pero las circunstancias no se han dado y solo le han dicho que cuando haya “chance” le llamaran. 

Samuel no se arrepiente de nada, volvería a hacer todo de la misma manera “me siento medio asustado, por que pude haber muerto, pensando que hubiera pasado si la chava no hubiera sobrevivido, estaría pensando que hice mal, creo en Dios y Dios estaba conmigo, había un chingo de gente y todos se quedaban viendo como pendejos, nadie los auxiliaba, solo sé que si vuelve a pasar, lo vuelvo a hacer, uno nunca sabe, hoy por ellos, mañana por mí, pero por favor, turistas, no sean necios, hagan caso a las recomendaciones y no ponga su vida en riesgo”, concluyó.

Obturador Jarocho