Se fue el mejor escritor "xalapeño"

Categoría: Zona Conurbada Publicado el 12 Abril 2018
Escrito por ecos

 

 

 

 

Xalapa, Ver. 12 de Abr. (SPI). - El escritor Sergio Pitol Demeneghi, el Premio Cervantes de Literatura 2005, murió en su casa de la ciudad de Xalapa, donde vivió las últimas décadas entre su retiro, su enfermedad y disputas familiares.

El escritor, traductor, diplomático, viajero, amigo, promotor del lenguaje y de la literatura universal, murió a los 85 años de edad.

El autor de obras escritas en español y traducidas al italiano, ruso, inglés, húngaro, chino, polaco y árabe padecía afasia primaria progresiva, una enfermedad que en el último año le impidió caminar, moverse y hablar.

A las nueve de la mañana con 30 minutos, Pitol dejó de existir al lado de su colección de doce mil libros que atesoró a lo largo de su vida y de sus constantes viajes, porque el escritor era un nómada de este mundo.

También se fue al lado de ese pequeño librero donde yacen sus obras escritas en español y traducidas al italiano, ruso, inglés, húngaro, chino, polaco y árabe que siempre gustaba presumir cuando un visitante llegaba a verlo.

Era habitual verlo con un cigarro Malboro en la mano y sentado en un sillón de su oficina, al lado de “Homero” y “Lola”, dos enormes perros que el escritor acogió y sacó de un refugio de animales.

El Instituto Veracruzano de la Cultura lamentó profundamente el sensible fallecimiento de Sergio Pitol, a quien calificó cono un veracruzano de crianza y corazón, abogado de formación y escritor por vocación, nació en 1933.

"Dedicó su vida a la literatura como un voraz lector, un consumado bibliófilo y un magistral escritor. Narrador y ensayista, hombre lúcido y autor fecundo, viajero incansable, diplomático, aventurero, defensor de los animales", describió.

“Narrador de estricta prosa, traductor impecable, ser humano generoso, el maestro Sergio Pitol es una figura central de nuestra literatura", dijo la directora general del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), Lidia Camacho.

Docenas de personas se congregaron desde las primeras horas del día en la casa del escritor, ubicada en la ciudad de Xalapa, en el oriental estado de Veracruz, donde buscaban despedirse.

"Abramos, otra vez, sus libros, que tanto nos descubrieron”, agregó Camacho.

El merecedor de prácticamente todas las distinciones posibles, incluidos el Premio Cervantes, el Premio Nacional de Artes y Letras, y el Premio Juan Rulfo de Literatura Latinoamericana y del Caribe, siempre sonreía ante la falta del Premio Nobel de Literatura.

El INBA tenía programado un homenaje a Pitol para el mes de junio, pero se analiza con su familia se adelantará para rendir tributo al hombre que recibió innumerables premios.

El Fondo de Cultura Económica despidió con" dolor y enorme reconocimiento" a Pitol, a quien calificó como un "novelista sabio que innovó la literatura en español, introdujo y tradujo con maestría la obra de grandes escritores universales y ejerció un magisterio generoso sobre varias generaciones de autores mexicanos e hispanoamericanos".

Fue precisamente el Fondo que publicó La casa de la tribu (1989); De la realidad a la literatura (2002); Obras reunidas I. El tañido de una flauta, Juegos florales (2003); Obras reunidas II. El desfile del amor, Domar a la divina garza, La vida conyugal (2003); Obras reunidas III..

La institución recordó su sensibilidad e inteligencia para traducir La vuelta de tuerca, de Henry James o Diario de un loco, de Lu Sin que se pueden leer en la "Biblioteca Sergio Pitol Traductor" que edita la editorialde la Universidad Veracruzana.

“Sergio Pitol será siempre para mi generación un referente muy importante. Él nos abrió el camino, las ventanas a la literatura polaca, a esa literatura desconocida y fascinante. Extrañaremos su fina pluma”, expresó el autor, Carlos Chimal.

En marzo del presente año, el Instituto Veracruzano de la Cultura celebró en su vivienda los 85 años del escritor y anunció una serie de actividades en su honor.

Se prevé la aparición de un libro con manuscritos de cartas, fotografías y algunos posters del traductor.

En octubre se realizará un concierto con la Filarmónica de Boca del Río; y las ferias del Libro de Xalapa y Boca del Río serán en su honor.

El Instituto recordó que Pitol dedicó su vida a la literatura como un voraz lector, un consumado bibliófilo y un magistral escritor.

"Narrador y ensayista, hombre lúcido y autor fecundo, viajero incansable, diplomático, aventurero, defensor de los animales, ganador de las preseas literarias más importantes", lo describió.

Obturador Jarocho